7 de septiembre de 2014

Georgia, entre Ketsbaia y la tradición

Ketsbaia 2016
Temur Ketsbaia durante una rueda de prensa como seleccionador de Georgia el pasado 26 de agosto.


“He decidido que estos serán mis dos últimos años en la selección nacional de Georgia. Y luego ya veré donde continuaré trabajando. Estoy bajo una presión diaria. Ahora jugamos cada 2-3 meses. Me gusta estar bajo presión. Aún así, estoy trabajando en la selección nacional”. En diciembre de 2013 Temur Ketsbaia confirmó que continuaría en su cargo de seleccionador de Georgia hasta 2016. Sus detractores tienen dos argumentos principales: los malos resultados durante la fase de clasificación para Brasil 2014 y la contradicción entre el estilo pragmático de la selección absoluta y la versión más tradicional y creativa de selecciones las inferiores.

Los dirigentes del fútbol georgiano han debilitado la posición de Ketsbaia desde que se agotaron las opciones de Georgia en la clasificación para Brasil 2014. En julio de 2013 Archil Arveladze fue nombrado director deportivo de la Federación Georgiana de Fútbol (GFF), enfatizando su rol como coordinador de selecciones. Paralelamente su hermano Shota Arveladze -máximo goleador histórico de la selección georgiana- ha acumulado prestigio como entrenador en el proyecto del Kasimpasa turco desde 2012, donde ha apostado por jugadores con calidad técnica y un estilo libre en ataque que concuerda con la tradición del fútbol transcaucásico y ha sido un candidato para sustituir a Ketsbaia como seleccionador [1]. El pasado mes de febrero el ministro de deportes de Georgia se negó a pagar los 124.000 dólares mensuales del salario de Ketsbaia aduciendo que no estaba justificado por los resultados. La alternativa propuesta por el ministro se reducía a 224.000 dólares anuales y destinaba la diferencia al desarrollo de los jóvenes futbolistas georgianos. La controversia se resolvió cuando la GFF decidió pagar al seleccionador con sus propios fondos y Ketsbaia aceptó rebajar un 30% de su salario.

Trayectoria. Temur Ketsbaia es uno de los jugadores más emblemáticos en la historia del fútbol georgiano post-soviético. Fue un centrocampista enérgico, de mucho despliegue, llegada, capacidad goleadora y muy carismático por su carácter combativo y volátil: entusiasta en cada celebración, agresivo en las entradas sobre el balón y temperamental en sus declaraciones. Tras iniciarse en el Dinamo Tbilisi, en los años 90 comenzó una trayectoria internacional que pasó por Anorthosis Famagusta (Chipre), AEK de Atenas, Newcastle United, Wolverhamton Wonderers, Dundee United y de nuevo el Anorthosis, donde se retiró como entrenador-jugador. Ketsbaia disputó 50 partidos y marcó 18 goles con la selección de Georgia. En verano de 2008 Ketsbaia protagonizó como entrenador un hito del fútbol chipriota cuando alcanzó la fase de grupos de la Champions League con el Anorthosis eliminando al Olympiakos en la tercera ronda previa. Luego su Anorthosis sumó 6 puntos en un grupo que completaban Panathinaikos, Werder Bremen e Inter de Milán y mantuvo opciones hasta la última jornada de clasificarse para los octavos de final. En la temporada 2009/10 Ketsbaia se hizo cargo del Olympiakos: eliminó al Slovan de Bratislava y al Sheriff de Tiraspol para alcanzar la fase de grupos de la Champions League, ganó un partido de la Superliga griega y empató otro. En septiembre de 2009 Ketsbaia fue despedido del Olympiakos sin haber encajado un gol en partido oficial. La razón principal era el estilo de juego poco atractivo del Olympiakos de Ketsbaia en contraste con el de Ernesto Valverde, su predecesor. En noviembre de 2009 Ketsbaia asumió el cargo de seleccionador de Georgia.

La Georgia de Ketsbaia. La combinación de carisma y pragmatismo de Temur Ketsbaia era una elección oportuna para Georgia, que había progresado muy poco a nivel de resultados tras ser dirigida por una serie de entrenadores extranjeros: Alain Giresse, Klaus Toppmoller, Petr Segrt y Héctor Cúper. Irónicamente a Ketsbaia se le atribuye una mentalidad occidental debido a su trayectoria en el fútbol británico, con preferencia por un estilo más físico y táctico que creativo. Ketsbaia ha configurado una selección que prioriza el trabajo defensivo y trata de contrarrestar su inferioridad táctica partiendo del repliegue en torno a su área y deja la iniciativa ofensiva a los extremos, que suelen ser dos jugadores exclusivamente técnicos: Jano Ananidze (Spartak) y Tornike Okriashvili (Genk). Uno de los problemas principales para Ketsbaia es la falta de continuidad de la mayoría de sus jugadores -especialmente los ofensivos- que cambian constantemente de club y alternan la titularidad con la suplencia, dinámica a la que apenas escapan el central y capitán Guram Kashia (Vitesse) y el mejor portero de toda la ex Unión soviética, Giorgi Loria (OFI Creta).

Ketsbaia generó expectativas cuando Georgia obtuvo una victoria sufrida sobre Croacia en Tibilisi (1:0) en la fase de clasificación para la Eurocopa 2012, en un grupo que completaban Grecia, Israel, Letonia y Malta. Meses después la GFF decidió renovar a Ketsbaia hasta 2016 [2] con la prerrogativa de nombrar a los seleccionadores sub-17, sub-19 y sub-21. Ketsbaia estaba reforzado y poco después dejó de contar con los veteranos Iashvili y Kobiashvili. A pesar de terminar el grupo en una discreta 5ª posición, quedó un margen para una interpretación positiva: Georgia solo había encajado 9 goles en 10 partidos y sus 4 derrotas se produjeron por una diferencia mínima... Era más competitiva. En la clasificación para Brasil 2014 las opciones de Georgia quedaron reducidas al mínimo desde el momento del sorteo cuando quedó agrupada con España -campeona del Mundo- y Francia. Aún así Ketsbaia se animó a proclamar que el objetivo era conseguir la tercera posición y superar a sus pares: Finlandia y Bielorrusia. Tras comenzar con otra victoria sufrida y mínima sobre Bielorrusia en Tbilisi (1:0) y ante solo 10.000 espectadores, la Georgia de Ketsbaia se fue deteriorando como todo postulado pragmático que no consigue resultados. El balance final fue de 5 derrotas en 8 partidos y solo 3 goles a favor. El debate entre un pragmatismo sin resultados y el estilo tradicional se estableció empíricamente en la comparativa numérica entre la Georgia de Ketsbaia y las selecciones inferiores [3].

Popularidad y estilo. La cuestión del estilo es muy particular en Georgia, uno de los países transcaucásicos donde otros deportes como las artes marciales, el ajedrez o la halterofilia son muy populares y la tradición futbolística está repleta de regateadores con poca potencia física y de jugadores con mucho carácter y escaso rigor táctico. Además el fútbol está siendo desplazado por el éxito de la selecciones de baloncesto y de rugby, que si logran clasificarse para las competiciones internacionales.

Francia 2016. La ampliación de 16 a 24 en el número de selecciones que acudirán a la Eurocopa 2016 en Francia supone un nuevo horizonte para la Georgia de Ketsbaia. Los transcaucásicos están en un grupo teóricamente muy abierto, en el que solo Alemania está predeterminada a ocupar una de las dos plazas de clasificación directa -la tercera permite acceder al play-off- y que completan Polonia, Escocia, Eire y Gibraltar.

-------------------------
[1] El contrato de Shota Arveladze con el Kaimpasa terminaba este verano y ha sido renovado hasta 2017 - WorldSport.ge
[2] Temur Ketsbaia has signed a new contract with GFF - Georgian Football Federation Oficial Site
[3] U17, U19, U21 and the National Team. Big Difference in Result and Play - WorldSport.ge

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada